INTRODUCCIÓN

Esta publicación pretende dar al lector un conocimiento primario sobre la existencia de una cierta electricidad contenida normalmente en la atmósfera de la tierra, y por ende, en el aire que respira todos los días.

Esa electricidad está formada de partículas llamadas Iones, de las cuales hay positivas y negativas, en proporciones diversas dependientes de factores que iremos enumerando. También suministra al lector la clave de muchas .enfermedades, dolencias y molestias, cuyo origen a veces los médicos no saben descubrir. También veremos como los diversos factores ambientales nos provocan mal humor, stress, depresiones, etc., que minan diariamente nuestra vitalidad, y cómo es posible revertir la situación mediante equipos correctores de la ionizacion. Hemos expuesto las conclusiones de muchos trabajos médicos al respecto, despojándolos de la terminología científica en la medida en que fue posible, para darle al lector un panorama suficientemente exacto y verdadero, como para que entienda tales trabajos sin haber cursado estudios de Medicina. Creemos, amigo lector, que una vez concluido este libro, habrá comprendido el origen de muchas dolencias de su organismo y de sus estados de ánimo, y sabrá cómo remediarlas para conseguir una vida más sana y más plena.

 

 LA BIOFISICA

La Biofísica estudia la física de los procesos vitales y está profundamente emparentada con la Bioclimatología, así como con otras ramas de la ciencia. Vivimos inmersos en un mar de radiaciones y de ondas, y rodeados de factores que impactan directamente en nuestro organismo. Incluso, según muchos autores, estamos sumergidos en un océano de ondas telepáticas humanas, de distinta fuerza e intención, que también nos alteran física y psicológicamente. Pero sin considerar un panorama tan amplio, sino remitiéndose a lo más físico o material o más mesurable científicamente, sabemos que estamos expuestos a numerosas variables, entre las cuales podemos enumerar: radiaciones infrarrojas y ultravioletas del sol, radioactividad de la tierra, fases de la luna, gravitación, magnetismo terrestre, partículas de rayos cósmicos, fenómenos climáticos como tormentas, lluvias, vientos, humedad, temperatura, presión atmosférica y muchas otras que sería largo enumerar. También nos interpenetran ondas de radio y tele – visión que recorren el globo, sobre las cuales no tenemos información de cómo podrían afectar o no la futura evolución biológica del hombre y del planeta en general. Hemos dejado para el final de la lista, la IONIZACION AMIBIENTAL, tema central de este libro. El estudio de la física de los procesos vitales toma un importante auge desde la Segunda Guerra Mundial, incrementándose rápidamente el interés en las investigaciones por parte de las grandes p potencias desde el comienzo de los programas de investigación espacial, Así es como en diversas Universidades e Institutos se inicia el estudio científico y sistemático de la electricidad atmosférica como uno de los factores relevantes de los procesos vitales del ser humano. Surgen laboratorios en la NASA, en la U. S. Air Force, en el Atomic Energie Cammande, en la United States Public Health Service, etc. También en Alemania, Bélgica, Italia, Rusia, Polonia, Rumania, Dinamarca, etc. se crean institutos especializados. En nuestro país, la Universidad Católica Argentina, a través de los doctores Ucha Udabe y Kertész, se interesa y publica trabajos científicos sobre ionización negativa (electrones). A través del desarrollo de nuestro tema, iremos viendo aspectos interesantes de la Bioclimatología, al estudiar las relaciones entre el hombre y su entorno climático, y cómo puede corregir su hábitat, consiguiendo para él y su familia, un Microclima de bienestar. Entraremos también de lleno en consideraciones que caen bajo el dominio de la Biofísica o directamente de la Medicina, tanto preventiva como curativa. Por supuesto, que la corrección de la contaminación iónica del aire no es lo único que interesa para nuestro ambiente físico, pero es un aspecto de considerable importancia al que no se ha prestado aún la suficiente atención en nuestro país.

 

QUE SON LOS IONES

Para comprender que son los iones, debemos primeramente explicar brevemente cómo es un átomo. Si bien para los físicos el átomo es más complejo de lo que vamos a explicar, para nuestros fines alcanza con decir que un átomo se compone de un núcleo central, cargado de electricidad positiva, alrededor del cual giran electrones, cargados de electricidad negativa- La carga eléctrica del núcleo iguala a la carga eléctrica de la suma de los electrones; en ese caso el total es eléctricamente neutro, pues las cargas están equilibradas. Lo mismo sucede con la molécula, que es neutra cuando sus cargas eléctricas están compensadas. Si por alguna circunstancia un átomo o una molécula pierden uno o varios electrones, aparece una carga positiva, puesto que predomina la carga eléctrica del núcleo, que, como ya dijimos, es positiva. Aparece así un ion positivo o catión. 3 A la inversa, si el átomo o molécula incorpora en sus órbitas uno o más electrones, al predominar la carga de éstos sobre la carga del núcleo, aparece una carga total negativa; es decir, un ion negativo, o anión. Los átomos de oxígeno tienen la particularidad de capturar fácilmente dos electrones libres, convirtiéndose así en iones de oxígeno negativo. Existen además lo que se ha llamado “iones Grandes” o “pesados”, que son aglomeraciones eléctricas alrededor de granos de polvo o smog, a los que también se les llama “lentos” por su escasa movilidad sin ningún valor biológico de interés. Es útil visualizar las explicaciones anteriores, comparando un átomo con el sistema solar; el sol como núcleo y los planetas como electrones. Tomando el sol como positivo y los planetas como negativos, tendríamos que la desaparición de un planeta equivaldría a un ion positivo a un ion positivo, mientras que la incorporación de un nuevo planeta al sistema nos daría un ion negativo. Es una explicación muy simple, pero suficientemente ilustrativa para nuestros fines. Los iones, positivos y negativos, existen normalmente en el aire que respiramos; es una electricidad presente en la atmósfera de la tierra, con variaciones locales a veces muy pronunciadas. La relación usual en el campo es de cinco positivos cada cuatro negativos. Los iones positivos se forman por la acción de los rayos ultravioletas del sol y por los rayos cósmicos, mientras que los iones negativos se forman por las descargas eléctricas de los rayos y por emisión de la radioactividad natural de la tierra. (Toda la tierra es un poco radioactiva) Una fuente natural de iones negativos consiste en la pulverización del agua durante las lluvias fuertes, en las cascadas, y en el flujo y reflujo del mar cuando está muy agitado. Refiriéndonos a zonas concretas del planeta, existen factores que alteran drásticamente la propensión de iones de un signo o de otro. Hay vientos perfectamente localizados que traen en sus zonas de influencia una elevada proporción de iones positivos, con el consiguiente malestar que ello provoca. Ya hablaremos de ellos con más detalle. Los cambios de tiempo se producen por fricciones diversas entre frentes atmosféricos, y las tormentas aparecen por rozamientos entre nubes, pero horas o días antes de que aparezca una tormenta hay una alteración eléctrica que se desplaza más rápidamente que el frente atmosférico, por lo que el aire está cargado con un exceso de iones positivos. Esto Acarrea el típico malestar previo a la tormenta eléctrica, que a muchas personas les hace doler viejas cicatrices, o callos, o sentir vagas molestias en ciertas partes del cuerpo. También los animales lo sienten, poniéndose más inquietos. Las hormigas recogen comida con anticipación. Muchas personas, en especial en el campo, pueden prever una tormenta días antes de que se desencadene, porque la “sienten” en su organismo. Una vez pasada la tormenta, con rayos y lluvia, el aire fresco, limpio y vigorizante. Se respira de otra manera. La tormenta barrió con los iones positivos dejando una abundancia de iones negativos. Por último, diremos que existen en las ciudades otro “Microclima” profundamente alterado con iones positivos, al que nos referiremos cuando hablamos de contaminación electrónica, del hollín y del smog.

Información de “Los Iones y la Salud” . EI ediciones.

Share This
WhatsApp Consúltanos por WhatsApp